martes, 21 de marzo de 2017

En el interior de la Medina


11 comentarios:

  1. Je, je, yo también tengo cita para ir a lo de Olympus, dentro de dos sábados, a ver que tal, una escusa como otra cualquiera para ir a Barcelona y ver algo el Hospital de Sant Pau que he visto muy poco.

    Además, las cámaras Olympus me atraen, quizás en el futuro me de un capricho capitalista.

    Veo que tanto decirte que en la foto anterior a lo mejor sin personajes ganaba, ahora nos muestra un callejón mucho más despejado. Es una foto curiosa donde destacan las texturas y los tonos marrones, lo que más me gusta de la foto es que la línea del corte de pintura de la parte derecha de la foto me lleva en una línea imaginaria hacía la cabeza del chico que aparece en el fondo de la foto. Leo poco a poco el diario. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una vertiente que no había explotado: las fotos de callejones. Ayer me sorprendió cuando dijisteis que la foto hubiera ganado sin las mujeres y la niña. Publicaré fotos de callejones en las próximas entradas. La verdad es que las tenía orilladas y ciertamente tienen su interés.

      Eliminar
  2. Hola Joselu, vuelves a mostrar la típica arquitectura del lugar para ofrecernos una interesante perspectiva de la calleja simple y limpia en sus formas y que nos adentra en la misma y en sus detalles.

    Esta vez la posición del figurante y la flecha hacia abajo ofrecen un interesante diálogo visual que sin dudas suma en el conjunto más allá de mostrar la peculiaridad de la callejuela.

    Me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que de las doscientas setenta fotos que tiré aproximadamente, hubo al principio algunas que me llamaron más la atención. Sin embargo, el tiempo pasado hace emerger otras que ahora me atraen de otra manera y que habían pasado desapercibidas en un principio. No hay nada como dejar pasar el tiempo para ver el propio trabajo con otros ojos. Esta foto la tenía totalmente olvidada hasta hoy.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En la fotografía, como en otras artes, importa lo que uno siente al ver la imagen -- o siquiera que uno sienta algo. En este caso, hay una reacción visceral para mí: claustrofobia, vértigo, pero también se insinúa la vida que encierran y protegen esas paredes, todas sus historias, y el callejón que parece infinito, ese hombre que te mira con curiosidad o sospecha, que parece listo para ocultarse o huir, y perderse para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mundo enigmático de callejuelas que dan otras callejuelas donde vive gente. Este callejón es aún ancho comparado con otros que vi. No es difícil perderse. Aquí llevaba un guía, solo no me hubiera atrevido. En esas callejuelas hay miles de historias, como bien dices, y que ni siquiera llegamos a imaginar. ¡Quién sabe qué pensaba ese hombre que me vio...! Un placer verte por aquí. Un comentario escrito desde la literatura y no desde la fotografía que te agradezco.

      Eliminar
  4. Me gusta ver fotos verticales, no muchos se atreven. Aunque en este caso el formato, creo que era obligado. El personaje le da un plus adicional, sin que se pierda detalle de la profundidad de la perspectiva.

    Leo que has dejado "descansar" las fotos realizadas, es muy buena receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que se ven escasas -o ninguna- fotos en formato vertical. Es sintomático. Yo tiro mucho más en formato horizontal, es cierto. Quería con esta foto mostrarte una calle con perspectiva abierta ya que en mi anterior foto parecías desearla. Tengo bastante fotos de callejas y callejones que voy a dejar descansar unos días.

      Eliminar
  5. Un lugar realmente bonito, excelente trabajo,saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente es un submundo interesante el de esa medina serpenteante y enigmática. Gracias por tu comentario y tus buenos deseos.

      Eliminar